Que es un trigger y cómo establecer una buena estrategia que mejore tus ventas

 In Sin categorizar

Hablemos de uno de los elementos básicos en toda estrategia de automatización. En esta ocasión nos centramos en los llamados triggers o disparadores.

Lo cierto es que, por importantes que sean, no todo el mundo está habituado a trabajar con ellos, por eso queremos hacer un pequeño recorrido desde el qué son hasta cómo utilizarlos estratégicamente para conseguir mejorar las ventas a través de la atención al cliente. Especialmente utilizando el avanzado sistema de chat de Oct8ne.

¿Qué es un trigger?

Para poder entrar en materia, es necesario explicar o refrescar el concepto que nos ocupa. Recibe el nombre de trigger (del inglés: “gatillo”) el elemento que se define como disparador de una acción automática dentro de la interacción del usuario con una web u otro activo digital como puede ser un email.

¿Qué pueden aportar a mi web?

Básicamente lo que conseguimos con un disparador es hacer que la web deje de ser únicamente reactiva a lo que el usuario hace al entrar en ella. En una página que no implementa este tipo de soluciones, el visitante recorre las páginas y decide si compra, rellena un formulario o cualquier otro objetivo. Todo se confía a su criterio y habilidad.

El problema es que con este modelo en el que el usuario es absolutamente autónomo, pueden encontrarse con cierta frecuencia ante dudas o problemas de navegación. Caminos cortados que frustran la posibilidad de la conversión.

Lo que conseguimos con el uso de triggers  automáticos es lograr que el sistema sea más inteligente: definimos una situación que representa un marco en el que se debería actuar y, cuando se cumple esa condición, el sistema reacciona con la acción que hayamos configurado a modo de respuesta. Gracias a nuestro algoritmo no tenemos que preocuparnos por absolutamente nada, el propio sistema decide cuándo y cómo actuar.

trigger

Mejorando las ventas mediante triggers

Vamos a ser más concretos definiendo un ejemplo de cómo podemos hacer que estas acciones redunden en unas mayores ventas. Concretamente vamos a analizar cómo aplicar la automatización a la atención al cliente para lograr mejorar los resultados de un eCommerce.

Una de las mejores cosas que tienen los triggers es que nos permiten ser proactivos ante esas potenciales necesidades sin tener que anticiparnos a todos los supuestos posibles (que son prácticamente infinitos).

Estratégicamente tenemos que ser capaces de pensar en motivaciones de una manera más amplia. La primera pregunta que nos hacemos es: “¿Qué necesidad tenemos que cubrir para el cliente?

Si vamos a establecer una comunicación directa con el usuario mediante un chat, lo lógico es verlo de este modo y no como una injerencia comercial en la navegación. Es más un “¿en qué puedo ayudarte?” que un “¿tengo el producto X en oferta?”. No podemos olvidar la vocación de servicio de esta estrategia. La herramienta debe ajustarse a él.

Por lo tanto tendrás que hacer un repaso de tu web en profundidad buscando esos potenciales puntos de fricción o de oportunidad para activar en ellos los triggers. Por ejemplo disparando la ventana del chat en momentos 

Cuando el usuario llega a una determinada página.

Cada página de una web obedece a una intención de búsqueda y a un objetivo, por lo tanto no es difícil inferir qué es lo que mueve al usuario a llegar hasta ella y qué puede necesitar.

Si el usuario llega a la página de contacto es que necesita saber algo que no ha encontrado en la web. Está en nuestra mano adelantarnos y abordarlo en caliente, de ese modo resolvemos su duda y podemos reencaminarlo a la conversión.

Lo mismo ocurre con otras páginas de carácter informacional como las preguntas frecuentes o bases de conocimiento similares. Si el visitante tiene interés suficiente como para llegar hasta ahí, lo más lógico es ponerles las cosas fáciles.

Cuando pasa más de un tiempo determinado

Esta es otra variable interesante que también tiene mucho que ver con la experiencia del usuario. Entendemos que cada tarea a realizar requiere de una horquilla de tiempo, por lo tanto, si un usuario tarda demasiado ¿no será señal de que está experimentando algún problema?

En esos casos podemos programar nuestro disparador para que ofrezca la ayuda que se necesita en tiempo real. Imagina que un usuario lleva un tiempo excesivo en la página del checkout pero no procede a la venta. 

Puede tener dudas con los plazos de entrega, con los importes, las garantías… literalmente cientos de cosas que pueden frustrar la venta. Lo mejor es que muchísimas de ellas se pueden resolver en el momento.

Ese agente que atiende al cliente puede hacer el papel de un vendedor, no solo despejar dudas y asistir a la conversión. Gracias a su labor será capaz de favorecer la venta cruzada persuadiendo al cliente para que añada productos al carrito.

Por lo tanto, y como puedes ver, tener los triggers nos ayudan de manera muy importante a crear una estrategia que mejore las ventas. Si quieres saber más te recomendamos este caso de éxito.

Recent Posts
livechat wallchatbot pyme